Otra noche brillante

El público acompaño al FICIP aplaudiendo films y felicitando a los protagonistas

La segunda jornada del Festival Internacional de Cine Político se desarolló con el mismo apoyo popular.

La función de honor en el que el presigioso Jorge Sanginés presentó su Juana Azurduy, guerrillera de la patria grande no sólo agotó las entradas a la sala 3 del Gaumont sino que mucha gente debió partir sin poder ingresar a disfrutarla.

Al término de la proyección los aguardaba una sorpresa: un conjunto boliviano como el origen del director del film decidió espontáneamente interpretar temas de sus mas profundas tradiciones. En tanto los críticos presentes aguardaban ansiosos al director.

Algo similar ocurrio a cotinuación con Al otro lado del paraiso (film en competencia), donde los espectadores que siguieron los 100 minutos de su duración con una atención notable, sin duda conmovidos y representados por la historia. Luego de los aplausos cerrados con que coronaron la exhibición todos pudieron felicitar y abrazar a su protagonista femenina Simone Iliescu y a su productor guionista (en su historia personal se basa la película), Luiz Fernando Emediato.

En tanto en las subsedes de Buenos Aires y Avellaneda se reiteraban situaciones similares, el Gaumont recibía la última función de la noche.

La segunda jornada de la 7° edición del Festival Internacional de Cine Político había culminado con felicidad, los organizadores podían seguir trabajando en paz.

Por Nora Lafón.

Compartir