Entre premios, aplausos y mucha emoción

El FICiP cerró su 8va edición.
Fue una noche bella y conmovedora como no suelen nunca ser las noches de cierre de otros festivales.
El FICIP tiene hasta eso de diferente…
Los participantes esperan con ansiedad los resultados porque saben que los jurados son gente comprometida y siempre justificaran con absoluto profesionalismo su voto.

Pero hay algo más…Mas allá de los aplausos, los agradecimientos, la alegría… se respira en la sala del Gaumont un sentimiento de melancolía… porque también en eso el FICIP es diferente… nadie tiene ganas de despedirse.

Es tan fuerte el vínculo que se establece entre el grupo organizador, los directores, actores, y el publico que dejar ese espacio donde se compartió ademas de las películas ese compromiso ideológico por contar y compartir con los otros lo que nos pasa a todos que el adiós es difícil.

El FICIP es parte ya de nuestra identidad por todo lo que representa y por todo el “pulmón”  y la pasión que trasunta le ponen en cada edición Clelia y Clara Isasmendi, Osvaldo Cascella y Mauro Simone y y gracias a lo cual el FICIP sigue existiendo.

Gracias por todo en nombre de todos. Seis salas colmadas durante los siete días lo prueban: el FICIP es imprescindible.

Hasta el 2019!!!  Es lo mas esperanzador que podemos desear.

Nora Lafon