Un domingo estremecedor

Cuarta noche del FICIP con protagonistas que enorgullecen.

Como siempre a las 15 en El Cultural San Martin se inicio la jornada con la proyección de ”La Carga” de Ognjen Glavonic de Servia, Francia, Croatia, Irán, Qatar, que generó la primera conmoción de la tarde por como son sojuzgadas todavía las mujeres en muchos lugares del mundo.  En tanto a la misma hora pero en el Auditorio APSEE se ofrecía “Ni un pibe menos” de Antonio Manco de Argentina.  Horas mas tarde a las 17,30 “Género bajo ataque” de Jerónimo Centurión Aguirre de Perú, Costa Rica, Brasil y Colombia  agregaba otra dosis de angustia sobre el destino de las mujeres en las sociedades de nuestra América. Nuevamente en el Auditorio APSEE a las 18,30 se presentó ”Ayotzinapa, el paso de la tortuga” de Enrique García Meza de México.

Pero la gran conmoción del día  sin duda se produjo en El Cultural San Martin cuando por las escaleras mecánicas por las que se accede al tercer subsuelo se vió aparecer a la gran periodista y escritora Stella Calloni que venía a participar a las 19,00 del estreno internacional de “Operación Condor” la película filmada por Andrea Bello y Emiliano Serra sobre el libro de su  autoría que develó la connivencia de los servicios de inteligencia de Brasil, Chile, Paraguay, México, Perú, Colombia y Argentina  (bajo la atenta  conducción de los de Estados Unidos), para detener ilegalmente, torturar, asesinar, desaparecer a militantes, obreros, intelectuales, médicos, sacerdotes, estudiantes con o sin sospecha que pesara sobre ellos. El film que dejó a mas de 100 espectadores fuera de la sala por haberse agotado las localidades fue presentada por Clara Isasmendi , Stella y Emiliano. Durante su transcurso conmovió hasta las lágrimas por sus notables testimonios y el respeto con que se evitaron los golpes bajos. En síntesis pocos eludieron las lágrimas y muchos se abrazaron al director, a la inspiradora y al joven productor.

Pero todavía hubo más porque también llegaron al “Cultu”- como lo apodan los jóvenes-,  Luis Puenzo, el  primer ganador de un Oscar para la Argentina acompañando a su hijo Nicolás que presentaba a las 22,15 “Los últimos” de Argentina, Chile y Bolivia del cual el joven realizador  fué productor, director, camarógrafo , también acompañado en el momento por su hermano Sebastián , cámara fija del largometraje.

Para  el Auditorio APSEE la noche finalizó con “El silencio es un cuerpo que cae” de Agustina Comedi de Argentina.

Como se puede advertir el balance coincide con el título: fue un domingo estremecedor. Para recuperarse los organizadores no encontraron otra forma  que optar por fuggazetta, cerveza y/o  gaseosa pomelo en una pizzería de Corrientes.